El territorio

Las laderas de Los Montes Obarenes es el territorio. Colgados entre el cauce del río Tirón y las peñas de Jembres, están los lugares. Estas montañas no son otra cosa que la continuación de la Sierra de Cantabria cuando consigue saltar al otro lado del Ebro, creando las Conchas de Haro.

Esta zona límite de cultivo y bastante desconocida en cuanto a bodegas, que no viñedos, es precisamente el vértice nororiental, del Surco Terciario del Ebro (valle del Ebro). La zona se caracteriza por los sedimentos continentales del Oligoceno-Mioceno (Facies de Haro) pertenecientes al Terciario continental. Estos se caracterizan a su vez, por una alternancia variable en tamaño y porcentaje de areniscas, sobre todo calcáreas, limos calcáreos y arcillas margosas similares a los de la Rioja Alavesa.